Comentario a la Palabra de Dios: Libro del Exodo 19,1-2.9-11.16-20b

¿Cómo escuchar la voz de Dios? San Gregorio Magno dice que cuando tenemos la mente tranquila y reposamos de toda actividad del mundo, cuando silenciamos la mente que deja de ocuparse de las obras exteriores, entonces reconocemos de modo más claro los mandamientos de Dios.

Mientras más escuchamos por fuera, tanto más sordos nos volvemos para nuestros adentros. Cuando Moisés fue 40 días al desierto, pudo escuchar la voz de Dios. En el monte, subió a contemplar realidades elevadas y recibir la Ley de Dios, dejando el tumulto de las cosas del mundo.

Se pregunta el cardenal Robert Sarah, ¿cómo puede el hombre ser verdadera imagen de Dios? Y dice que “el hombre tiene que entrar en el silencio. Envolviéndose en el silencio igual que Dios, que habita en un gran silencio, el hombre se acerca al Cielo; o más bien, deja que Dios se manifieste en él”.

Nosotros también, como Moisés, vayamos más frecuentemente al tabernáculo de la oración y allí, en lo secreto, consultemos a Dios para saber lo que debemos hacer en público.

Ver en el Blog del Padre Hayen