David William Donald Cameron, tras su caída debida al Brexit, dijo: “El futuro fui yo, una vez”; soberbia pura que impide ver lo limitado que es el hombre, pobre ser de polvo que no vivirá sin bajar a la fosa, puesto que el abismo es el único futuro que aguarda al hombre. Esa frase le sentaría un poco mejor a Alejandro Magno. Corto futuro y visión escasa tiene el hombre, como quiera que sea, y fallamos cuando queremos convertirnos en remedos del único Salvador. (JV.). Y esto para no desplazarnos a otros ángulos, como la ambición, el disimulo o el simple y universal pendejismo.

Desangelado, triste y aburrido, así catalogan las agencias el canto del cisne de EPN; un adiós dolorido luego que los mejores esfuerzos resultaron poco menos que inútiles; y lo poco que parece haberse logrado está a punto de ser revertido. ¿Qué nos extraña? Lula en la cárcel, la Kirchner a salto de mata, che Macri no haya pa’ dónde correr. Argentina con 2,780,460 Km2 y 44 millones de habitantes, ¡quebrada, con una inflación posible del 44%!; Ortega, aferrado a un clavo ardiendo y peor Maduro que no sé cómo no se ha caído de puro maduro. El éxodo venezolano ya es problema humanitario. ¿Qué la humildad, la mesura, el sentido común y de la realidad no son virtudes en la política? Tal parece que no. ¿Soberbia, incapacidad, ineficiencia, mareo?; no lo sé. Una de las notas de la Sabiduría es conocer los límites, hasta dónde puedo, o se puede, y hasta dónde no. ¿Qué llevó a Alejandro Magno hasta a India? Sin la prudencia se va al fracaso. «No te gloríes del mañana, no sabes lo que engendra el día» (Prov.27,1). Veamos un triste ejemplo doloroso de ello.

27.01.13. La foto deja ver a EPN, acompañado de su esposa, gobernadores y gabinete ampliado. “EPN, acompañado por su esposa firmó el decreto por el que inicia la lucha contra el hambre. Al evento acudieron el jefe de gobierno del DF y todos los gobernadores, (con excepción de Jalisco y Guerrero)”.

Las Margaritas, Chis. – El presidente Enrique Peña Nieto puso en marcha la Cruzada nacional Contra el Hambre, que pretende beneficiar a 7.4 millones de mexicanos que viven en los 400 municipios con los más altos índices de marginación, incluyendo algunos urbanos.

Acompañado por el gabinete legal y ampliado, el jefe de Gobierno del Distrito Federal y todos los gobernadores (con excepción de los mandatarios de Jalisco y Guerrero), el jefe del Ejecutivo federal firmó el decreto por el que inicia esta estrategia y se crea el Sistema Nacional contra el Hambre (Sinhambre), que estará también conformado por un consejo -en el que se invitará al sector privado-, en aras de garantizar la supervisión y vigilancia de los resultados.

La Cruzada será permanente durante los próximos seis años y “cruzará” ¡70 programas sociales federales y estatales! (Ufff.)

Además, se prevé la creación de brigadas que irán a comunidades a alfabetizar y apoyar en el desarrollo de programas productivos. Se implementarán mecanismos para ayudar a la gente a superar su condición de pobreza, a través no sólo de alimentos sino con programas de empleos y de infraestructura de servicios para que todas las comunidades tengas agua, luz y drenaje.

El presidente P.N. destacó que esta estrategia no es asistencialista sino de inclusión. Enlistó las cuatro características de la Cruzada: orientación focalizada en 400 municipios. Corresponsabilidad de dependencias federales y gobiernos locales, y la implementación de una estrategia social para fortalecer las capacidades de desarrollo de las comunidades.

“hay que decirlo con todas sus letras. El hambre, para muchos, es quizá una verdad ignorada. Hay quienes no la conocen, otros, quizá, no la aceptan y algunos ni siquiera se atreven a mencionarla”, afirmó. (Hay muchos que sí la conocen y no pueden salir de ella todavía).

Frente común. Dijo que la Cruzada se trata de dirigir hacia un mismo objetivo los esfuerzos de los sectores público, privado y social, “haremos un frente común contra el hambre”.

“Pocas cosas son tan angustiantes para un padre o una madre de familia, que carecer de lo indispensable para darle de comer a sus hijos. No hay nada peor para el desarrollo de una nación que no alimentar adecuadamente a sus menores durante los primeros años de su vida”, expuso.

Peña afirmó que la alimentación es un derecho humano que “no se ha materializado plenamente entre todos los mexicanos”.

Explicó que se buscará organizar los bancos de alimentos y de donaciones; crear un fondo de trabajo solidario para aquellos que quieran destinar parte de su tiempo a la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

“Se trabajará con especialistas en alimentación, nutrición y pobreza, a fin de asegurar que esta Cruzada esté alineada, también, al Programa Hambre Cero, al que ha convocado las naciones Unidas”, dijo.

El presidente E.P. explicó que los indicadores de la Cruzada serán verificables dentro del sistema de evaluación de desempeño”. (Nota del El Universal).

Los resultados de esa “cruzada” los tenemos a la vista. Seis años después la pobreza aumentada y la violencia campean a sus anchas. A punta de gasolinazos cayó el ambicioso proyecto.

Este sabio escribidor – que soy yo -, escribió en este espacio el 27.01.13 los siguiente: “EL TEMA DEL HAMBRE.   No cabe duda, el presidente Peña Nieto se juega el sexenio con el tema del hambre. De hecho, el hambre es escándalo, fracaso y vergüenza del sistema político nacional. Después de todo, no es lo peor que los pobres se rebelen en lugares donde la vida se antoja sencillamente imposible y siempre humillante. Bastante sufren quienes nada tienen salvo ofensas y agravio en el trato, …. El presidente ha movido una pieza crucial, al inicio de su mandato, que puede marcar su sexenio.

El problema de la pobreza en México, del hambre y la sed, de las desigualdades, es profundo, complejo y atávico. El proyecto deja intactas las estructuras que generan el hambre. ¿Quién puede contar los programas emprendidos a favor de los pobres, en México, dese la revolución hasta nuestros días? Los políticos se perciben distanciados cada vez más de las verdaderas necesidades del pueblo. La historia de la lucha contra la pobreza en México es una larga historia de corrupción y fracasos, es más hiriente, más dolorosa, más sentida porque se trata del hambre. La burocracia congela las revoluciones y esteriliza las mejores iniciativas. La corrupción es cáncer con metástasis. Tal es el primer reto que el presidente ha de tener en cuenta….”

Ahora, AMLO recibe un país en llamas y ha iniciado otra cruzada por la paz y la reconciliación y un programa ambicioso. Muchos proyectos, planes con muchas fichas repetidas. El país está bajo fuego de un extremo al otro. Los capos son necesarios ha escrito Z. Patterson. “López Obrador entiende que la producción de drogas será inevitable mientras exista un mercado en EE UU, pero no está dispuesto a que México siga poniendo los muertos

Sí, es políticamente incorrecto, pero habría que aceptar que necesitamos a tres o cuatro Chapos con quienes negociar. Tras doce años de guerra frontal en contra de los capos y más de 200 mil muertos, el récord de inseguridad que vive México deja en claro que hemos seguido la estrategia equivocada. El crimen organizado ha terminado por ganar esta guerra, dice Patterson.

En suma, el problema no solo es que hayamos sido derrotados por el enemigo, lo más grave es que no se trata de un ejército con generales con los que podamos negociar, sino de una horda de bandas salvajes que en sus luchas intestinas arrasan sin miramientos a los pobladores de las regiones disputadas”. (El País).

¿Cómo estaremos dentro de 6 años? ¿No nos sucederá lo mismo que con la cruzada contra el hambre?

«El que ama la corrección, ama le saber; / el que detesta la corrección, se embrutece» (Prov.12,1).

 

 

 

 

 

Leer el artículo en JesúsMaestro