Millones de personas tienen puesta su confianza en la medicina. Somos muchos los que tomamos alguna pastilla todos los días, o recurrimos al farmacéutico cada vez que tenemos algún malestar. Los médicos gozan de gran influencia en las vidas humanas. Cuando nos hacen algún diagnóstico asustador recurrimos a otro doctor para que encienda nuestra esperanza con una segunda opinión, y cuando queda poco por hacer, son muchos los que terminan sus vidas en una cama de hospital, conectados a una tubería y lejos del cariño de sus seres queridos. Así es la confianza que tenemos en los médicos. Podemos decir, por ello, que vivimos en la era de la ‘medicalización’.

Sin embargo detrás de la ciencia médica hay una historia oscura. El libro ‘Historia negra de la medicina’ es el tercero de José Alberto Palma, publicado por Ciudadela (Madrid 2016) que, en sus 192 páginas y 16 capítulos, descubre los torpes avances de la medicina, en medio de una tremenda ignorancia de la anatomía, la fisiología humana y la microbiología.

José Alberto Palma es un médico español con especialidad en neurología y doctorado en neurociencias por la Universidad de Navarra. Ganador de varios premios de medicina, publica sus investigaciones en revistas médicas. Ha escrito, además, otros libros divulgativos como ‘El médico escéptico’ (2010) y ‘Cómo tomamos las decisiones’ (2012). Actualmente radica en Nueva York, donde es profesor de la Universidad de Nueva York. Su gran afición por la historia de la medicina lo llevó a escribir este libro, de muy accesible lectura, narrado además con amenidad y dosis de buen humor.

Por una parte quienes vivimos en el siglo XXI tenemos la bendición de haber nacido en la era de la medicina moderna donde existen tratamientos efectivos para todo tipo de enfermedades. Sin embargo aquellas personas que estuvieron en el mundo antes de 1900 no fueron tan afortunadas. En su libro, Palma nos revela que, durante la mayor parte de la historia de la humanidad, los médicos hicieron más daño que bien. En el afán de querer ayudar a los seres humanos a remediar sus penurias físicas y mentales, los profesionales de la medicina cometieron toda clase de torpezas con sus pacientes, al grado de que muchas veces acudir al médico era caminar hacia la muerte.

José Alberto Palma

Lobotomías, sangrados, lavativas, pastillas de carne de momia, curación con imanes, orines y toda clase de torturas extremas y remedios repugnantes marcaron la historia de la medicina durante siglos. Hay capítulos del libro en los que el lector tiene la sensación de estar en un museo del horror, como es el que describe los tratamientos para curar la tuberculosis. Para tal propósito se vendían las grasas de los condenados a muerte, o eran frecuentes los secuestros de niños a quienes se les sacaban sus mantecas para comerciar con ellas. En Alemania se vendieron cremas para las arrugas con base de grasa humana proveniente de las placentas de las parturientas.

Pero quienes más sufrieron en la historia fueron, sin duda, los enfermos mentales. A esos pobres se les sometió a toda clase de barbaridades y torturas. En algunos lugares tener síntomas de locura era sinónimo de estar habitado por fuerzas demoníacas ocultas en el cerebro, por lo que había que someter al paciente a una trepanación, que consistía en taladrar el cerebro para liberar a los espíritus malignos. Otros muchos tratamientos salvajes fueron aplicados para remediar la ‘locura’ y se describen en la obra del doctor Palma.

A pesar de que tenemos la fortuna de haber nacido en una época de la historia en la que existe la ciencia médica –con todos sus tratamientos beneficiosos–, nuestro tiempo no está exento de oscuridades, errores, abusos y carencia de ética por parte de los profesionales de la salud. ‘Historia negra de la medicina’ es un libro que recomiendo para quienes quieran descubrir la otra cara de la historia de la ciencia.

Ver en el Blog del Padre Hayen