1 Macabeos 1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 Alejandro el macedonio, hijo de Filipo, que ocupaba el trono de Grecia, salió de Macedonia, derrotó y suplantó a Darío, rey de Persia y Media,
  • 2 entabló numerosos combates, ocupó fortalezas, asesinó a reyes,
  • 3 llegó hasta el confín del mundo, saqueó innumerables naciones. Cuando la tierra quedó en paz bajo su mando, su corazón se ensoberbeció y se llenó de orgullo,
  • 4 reunió un ejército potentísimo y dominó países, pueblos y soberanos, que tuvieron que pagarle tributo.
  • 5 Pero después cayó en cama, y cuando vio cercana la muerte,
  • 6 llamó a los generales más ilustres, educados con él desde jóvenes, y les repartió el reino antes de morir.
  • 7 A los doce años de reinado, Alejandro murió
  • 8 y sus generales se hicieron cargo del gobierno, cada cual en su territorio;
  • 9 al morir Alejandro, todos ciñeron la corona real, y después los sucedieron sus hijos durante muchos años, multiplicando las desgracias en el mundo.
  • 10 De ellos brotó un vástago perverso: Antíoco Epífanes, hijo del rey Antíoco. Había estado en Roma como rehén, y subió al trono el año ciento treinta y siete de la era seléucida.
  • 11 Por entonces hubo unos israelitas renegados que convencieron a muchos diciendo: ¡Vamos a hacer un pacto con las naciones vecinas, porque desde que nos separamos de ellos nos han venido muchas desgracias!
  • 12 Esta propuesta fue bien recibida,
  • 13 y algunos del pueblo fueron enseguida a ver al rey. El rey los autorizó a adoptar las costumbres paganas,
  • 14 y entonces, acomodándose a los usos paganos, construyeron un gimnasio en Jerusalén,
  • 15 disimularon la circuncisión, renegaron de la santa alianza, se emparentaron con los paganos y se entregaron a toda clase de maldades.
  • 16 Cuando ya se sintió seguro en el trono, Antíoco se propuso reinar también sobre Egipto, para ser así rey de dos reinos.
  • 17 Invadió Egipto con un fuerte ejército, con carros, elefantes, caballos y una gran flota.
  • 18 Atacó a Tolomeo, rey de Egipto. Tolomeo retrocedió y huyó, sufriendo muchas bajas.
  • 19 Entonces Antíoco ocupó las plazas fuertes de Egipto y saqueó el país.
  • 20 Cuando volvía de conquistar Egipto, el año ciento cuarenta y tres, subió contra Israel y Jerusalén con un fuerte ejército.
  • 21 Entró con arrogancia en el santuario, robó el altar de oro, el candelabro y todos sus accesorios,
  • 22 la mesa de los panes presentados, las copas para la libación, las fuentes, los incensarios de oro, la cortina y las coronas; arrancó todo el decorado de oro de la fachada del templo;
  • 23 se apoderó también de la plata y el oro, la vajilla de valor y los tesoros escondidos que encontró,
  • 24 y se lo llevó todo a su tierra, después de haber causado una gran masacre y de lanzar palabras insolentes.
  • 25 Un lamento se oyó en todo el país por Israel
  • 26 gimieron los príncipes y los ancianos, desfallecieron doncellas y muchachos, se desfiguró la hermosura de las mujeres.
  • 27 El esposo entonó un canto fúnebre, la esposa se entristeció en su lecho nupcial.
  • 28 La tierra tembló por sus habitantes, y toda la casa de Jacob se cubrió de vergüenza.
  • 29 Dos años después el rey envió un recaudador de impuestos a las ciudades de Judá que se presentó en Jerusalén con un fuerte ejército.
  • 30 Éste habló a la gente con palabras de paz, pero con la intención de engañarlos. La gente confió en él, entonces atacó sorpresivamente la ciudad, descargándole un duro golpe: mató a muchos israelitas,
  • 31 saqueó la ciudad, derribó sus casas y la muralla entera.
  • 32 Se llevaron cautivos a las mujeres y los niños, y se apoderaron del ganado.
  • 33 Después convirtió la Ciudad de David en su fortaleza, rodeándola de fuertes torres y una muralla alta y maciza.
  • 34 Instalaron allí un grupo de gente impía, sin fe y sin ley que se acuartelaron en ese lugar,
  • 35 almacenaron armas y víveres, y guardaron allí el botín que habían reunido en el saqueo de Jerusalén.
  • 36 De esta forma se convirtieron en un gran peligro, una acechanza para el templo, una continua amenaza para Israel.
  • 37 Derramaron sangre inocente en torno al santuario, profanándolo.
  • 38 A causa de ellos, huyeron los habitantes de Jerusalén, y la ciudad se convirtió en morada de extranjeros, casa extraña para los suyos; sus hijos la abandonaron.
  • 39 Su santuario quedó como un desierto, sus fiestas se cambiaron en duelo, los sábados en motivo de burla, su honor en humillación.
  • 40 Su deshonra igualó a su fama, su grandeza se cambió en duelo.
  • 41 El rey decretó la unidad nacional para todos los súbditos de su imperio,
  • 42 obligando a cada uno a abandonar su legislación particular.
  • 43 Todas las naciones se sometieron a la orden del rey, e incluso muchos israelitas adoptaron la religión oficial: ofrecieron sacrificios a los ídolos y profanaron el sábado.
  • 44 El rey despachó correos a Jerusalén y a las ciudades de Judá, con órdenes escritas: tenían que adoptar las costumbres extranjeras,
  • 45 se prohibía ofrecer en el santuario holocaustos, sacrificios y libaciones, guardar los sábados y las fiestas;
  • 46 se mandaba contaminar el santuario y a los fieles,
  • 47 construyendo altares, templos y capillas para el culto idolátrico, así como sacrificar cerdos y otros animales impuros;
  • 48 tenían que dejar incircuncisos a los niños y profanarse a sí mismos con toda clase de impurezas y profanaciones,
  • 49 de manera que olvidaran la ley y cambiaran todas las costumbres.
  • 50 El que no cumpliese la orden del rey sería condenado a muerte.
  • 51 En estos términos escribió el rey a todos sus súbditos. Nombró inspectores para toda la nación, y mandó que en todas las ciudades de Judá, una tras otra, se ofreciesen sacrificios.
  • 52 Se les unió mucha gente, todos traidores a la ley, y causaron tal daño al país,
  • 53 que los israelitas tuvieron que esconderse en cualquier refugio disponible.
  • 54 El día quince de diciembre del año ciento cuarenta y cinco el rey mandó poner sobre el altar un ara sacrílega, y fueron poniendo aras por todas las poblaciones judías del contorno;
  • 55 quemaban incienso ante las puertas de las casas y en las plazas;
  • 56 se destruían y echaban al fuego los libros de la ley que encontraban;
  • 57 y al que se lo descubría con un libro de la alianza en su poder, o al que vivía de acuerdo con la ley se lo ajusticiaba, en virtud del decreto real.
  • 58 Como tenían el poder, todos los meses hacían lo mismo a los israelitas que se encontraban en las ciudades.
  • 59 El veinticinco de cada mes sacrificaban sobre el ara pagana encima del altar de los holocaustos.
  • 60 A las madres que circuncidaban a sus hijos, las mataban, como ordenaba el edicto,
  • 61 con las criaturas colgadas al cuello; y mataban también a sus familiares y a los que habían circuncidado a los niños.
  • 62 Pero hubo muchos israelitas que resistieron, haciendo el firme propósito de no comer alimentos impuros;
  • 63 prefirieron la muerte antes que contaminarse con aquellos alimentos y profanar la alianza santa. Y murieron.
  • 64 Fueron días de terribles calamidades para Israel.


1.
"Quitím": este nombre, que al comienzo designaba a la isla de Chipre, pasó a designar más tarde a todas las islas y costas del mar Egeo. "La Hélade" es Grecia con sus colonias diseminadas en la costa oriental de Asia Menor.

10. La indicación cronológica corresponde a la era de los Seléucidas. que comenzaron a reinar en Siria el 312 a.C. "Antíoco Epífanes" reinó entre los años 175 y 164 a.C.

16. Esta campaña de Antíoco IV tuvo lugar en el 169 a. C.

54. La indicación cronológica corresponde al mes de diciembre del 167 a.C. "La Abominación de la desolación": ver nota Dan_9:27 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.