Baruc 1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 Texto del documento que escribió Baruc, hijo de Nerías, hijo de Maasías, hijo de Sedecías, hijo de Asadías, hijo de Jelcías, en Babilonia,
  • 2 el siete del mes del año quinto, fecha en que los caldeos conquistaron Jerusalén y la incendiaron.
  • 3 Baruc leyó este documento en presencia del rey Jeconías, hijo de Joaquín, rey de Judá, y del pueblo que acudió a escuchar;
  • 4 en presencia de los magnates, príncipes reales y de todo el pueblo, pequeños y grandes, de cuantos vivían en Babilonia junto al río Sud.
  • 5 Todos lloraron, ayunaron y suplicaron al Señor;
  • 6 después hicieron una colecta, cada uno ofreció según sus posibilidades,
  • 7 y enviaron el dinero a Jerusalén, al sumo sacerdote Joaquín, hijo de Jelcías, de Salún, a los demás sacerdotes y a todo el pueblo que habitaba en Jerusalén.
  • 8 Fue entonces, el diez de junio, cuando Baruc recobró el ajuar robado del templo para devolverlo a Judá; se trataba del ajuar de plata encargado por Sedecías, hijo de Josías, rey de Judá,
  • 9 después de que Nabucodonosor, rey de Babilonia, deportó a Jeconías, a los jefes y autoridades, a príncipes y gente del pueblo de Jerusalén a Babilonia.
  • 10 La carta decía así: Os enviamos este dinero para que compréis holocaustos, víctimas expiatorias, incienso, ofrendas, y las ofrezcáis sobre el altar del Señor, nuestro Dios,
  • 11 rezando por la salud de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y por su hijo Baltasar, para que vivan en la tierra cuanto dura el cielo sobre la tierra.
  • 12 El Señor nos conceda fuerzas y nos ilumine para que podamos vivir a la sombra de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y de su hijo Baltasar, sirviéndoles muchos años y gozando de su favor.
  • 13 Rezad también por nosotros al Señor, nuestro Dios, porque hemos pecado contra el Señor, nuestro Dios, y la cólera y el furor del Señor siguen pesando sobre nosotros.
  • 14 Leed este documento que os enviamos y haced vuestra confesión en el templo el día de fiesta y en las fechas oportunas, diciendo así:
  • 15 Confesamos que el Señor, nuestro Dios, es justo y a nosotros nos abruma hoy la vergüenza: a los judíos y vecinos de Jerusalén,
  • 16 a nuestros reyes y gobernantes, a nuestros sacerdotes y profetas y a nuestros padres;
  • 17 porque pecamos contra el Señor no haciéndole caso,
  • 18 desobedecimos al Señor, nuestro Dios, no siguiendo los mandatos que el Señor nos había dado.
  • 19 Desde el día en que el Señor sacó a nuestros padres de Egipto hasta hoy no hemos hecho caso al Señor, nuestro Dios, hemos rehusado obedecerle.
  • 20 Por eso nos persiguen ahora las desgracias y la maldición con que el Señor conminó a Moisés, su siervo, cuando sacó a nuestros padres de Egipto para darnos una tierra que mana leche y miel.
  • 21 No obedecimos al Señor, nuestro Dios, que nos hablaba por medio de sus enviados, los profetas;
  • 22 todos seguimos nuestros malos deseos sirviendo a dioses ajenos y haciendo lo que el Señor, nuestro Dios, reprueba.


2.
Ver 2Re_25:1-21 ; Jer_39:1-10 ; Jer_52:4-30 .

3. Ver 2Re_24:8-17 ; 2Re_25:27-30 ; Jer_52:31-34 .

8. Según Esd_1:7-11 , los vasos sagrados del Templo de Jerusalén fueron devueltos más tarde, en tiempos de Ciro el Persa.

14. "La Fiesta", sin otra determinación, designa habitualmente la fiesta de las Chozas, considerada como la festividad por excelencia. Ver Exo_23:16 ; Lev_23:34 .

20. Ver Deu_28:15-68 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.