Santiago 1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, saluda a las doce tribus en la dispersión.
  • 2 Hermanos míos, cuando pasáis por pruebas variadas, tenedlo por grande dicha,
  • 3 pues sabéis que, al probarse la fe, produce paciencia,
  • 4 la paciencia hace perfecta la tarea, y así seréis perfectos y cabales, sin mengua alguna.
  • 5 Si a alguno de vosotros le falta sensatez, pídala a Dios, que da a todos generosamente y sin reproches, y se le dará.
  • 6 Pero que pida con confianza y sin dudar. El que duda se parece al oleaje del mar sacudido por el viento.
  • 7 No espere ese hombre alcanzar nada del Señor:
  • 8 varón dividido, inestable en todos sus caminos.
  • 9 El hermano humilde que se gloríe de su exaltación,
  • 10 y el rico de su humildad, pues pasará como flor de un prado.
  • 11 Al salir el sol abrasando, la hierba se agosta, la flor se marchita y perece su aspecto atrayente. Así se marchitará el rico en sus negocios.
  • 12 Dichoso el varón que soporta la prueba, porque al salir airoso recibirá la corona de la vida que el Señor prometió a los que lo aman.
  • 13 Nadie en la tentación diga que Dios lo tienta, pues Dios no es tentado por el mal y él no tienta a ninguno.
  • 14 Cada uno es tentado por el propio deseo que lo arrastra y seduce.
  • 15 Después el deseo concibe y da a la luz un pecado, el pecado madura y engendra muerte.
  • 16 No os engañéis, hermanos míos queridos,
  • 17 toda dádiva buena y todo don perfecto baja del cielo, del Padre de los astros, no sujeto a fases ni períodos oscuros.
  • 18 Porque quiso nos engendró con el mensaje de la verdad, para que fuéramos como primicia de la creación.
  • 19 Hermanos míos queridos, ya estáis instruidos. Con todo, que cada uno sea veloz para escuchar, lento para hablar, lento a la ira.
  • 20 Pues la ira del varón no promueve la justicia de Dios.
  • 21 Por tanto, despojados de cualquier mancha y maldad redundante, recibid con mansedumbre el mensaje plantado en vosotros, que es capaz de salvaros la vida.
  • 22 Sed ejecutores del mensaje y no sólo oyentes que se hacen ilusiones.
  • 23 Pues si uno es oyente y no ejecutor, se parece a aquel que se miraba la cara en el espejo:
  • 24 se observó, se marchó y muy pronto se olvidó de cómo era.
  • 25 El que se inclina a mirar la ley perfecta, la de hombres libres, y se mantiene no como oyente olvidadizo, sino como ejecutor de la obra, ése será dichoso en su actividad.
  • 26 Si uno se tiene por religioso porque no refrena la lengua, se engaña a sí mismo y su religiosidad es vacía.
  • 27 Una religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre consiste en cuidar de huérfanos y viudas en su necesidad y en no dejarse contaminar por el mundo.


5.
Esta "sabiduría" es el discernimiento espiritual que permite asignar a cada cosa su verdadero valor y vivir en conformidad con la voluntad de Dios. Ver 3. 13-18.

10-11. Isa_40:6-7 .

12. Dan_12:12 .

17. El "Padre de los astros luminosos" es Dios, creador de las luces celestiales ( Gen_1:14-18 ) y fuente de toda luz espiritual. A diferencia de los astros que se oscurecen periódicamente, Dios es constante en su amor por los hombres. Ver 1Ti_6:16 ; 1Pe_2:9 ; 1Jn_1:5 .

19. Ecli. 5. 11; Pro_10:19 .

21-23. "La Palabra": ver nota Mat_13:20 .

25. La "Ley perfecta, que nos hace libres" es la Ley de la Nueva Alianza, que "perfecciona" la Antigua ( Mat_5:17 ) y, al resumirse en el amor, "libera" al hombre de su propio egoísmo y de la letra de la misma Ley. Ver 2. 12; Gal_5:13 ; 1Pe_2:16 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.