Jonás 1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 El Señor dirigió la palabra a Jonás, hijo de Amitay:
  • 2 Levántate y vete a Nínive, la gran metrópoli, y proclama en ella que su maldad ha llegado hasta mí.
  • 3 Se levantó Jonás para huir a Tarsis, lejos del Señor; bajó a Jafa y encontró un barco que zarpaba para Tarsis; pagó el precio y embarcó para navegar con ellos a Tarsis, lejos del Señor.
  • 4 Pero el Señor envió un viento impetuoso sobre el mar, se alzó una furiosa tormenta en el mar y la nave estaba a punto de naufragar.
  • 5 Temieron los marineros y cada cual gritaba a su dios. Arrojaron los pertrechos al mar para aligerar la nave, mientras Jonás, que había bajado a lo hondo de la nave, dormía profundamente.
  • 6 El capitán se le acercó y le dijo: ¿Qué haces dormido? Levántate y grita a tu Dios; a ver si ese Dios se compadece de nosotros y no perecemos.
  • 7 Y se decían unos a otros: echemos suertes para ver por culpa de quién nos viene esta calamidad. Echaron suertes y le tocó a Jonás.
  • 8 Le interrogaron: Dinos: ¿por qué nos sobreviene esta calamidad?, ¿cuál es tu oficio?, ¿de dónde vienes?, ¿cuál es tu país?, ¿de qué pueblo eres?
  • 9 Les contestó: Soy un hebreo y adoro al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra firme.
  • 10 Atemorizados, aquellos hombres le preguntaron: ¿Qué has hecho? pues comprendieron que huía del Señor, por lo que él había declarado.
  • 11 Le preguntaron: ¿Qué haremos contigo para que se nos calme el mar? porque el mar seguía embraveciéndose.
  • 12 Él contestó: Alzadme en vilo y arrojadme al mar, y el mar se os calmará; pues sé que por mi culpa os sobrevino esta furiosa tormenta.
  • 13 Pero ellos remaban para alcanzar tierra firme, y no podían porque el mar seguía embraveciéndose.
  • 14 Entonces invocaron al Señor: ¡Ah, Señor, que no perezcamos por culpa de este hombre, no nos hagas responsables de una sangre inocente! Tú, Señor, puedes hacer lo que quieres.
  • 15 Alzaron en vilo a Jonás y lo arrojaron al mar, y el mar calmó su furia.
  • 16 Y aquellos hombres temieron mucho al Señor. Ofrecieron un sacrificio al Señor y le hicieron votos.


2.
"Nínive" era la capital de Asiria, el imperio que había arrasado al antiguo reino de Israel ( 2Re_17:5-6 ). Cuando fue escrito el libro de Jonás, ese imperio ya había desaparecido varios siglos antes. Pero el nombre de Nínive seguía evocando para los israelitas el colmo de la crueldad, de la violencia y de la hostilidad al Pueblo de Dios. VerNah.3.

3. Es difícil determinar con exactitud dónde estaba situada la colonia fenicia de "Tarsis". Pero este lugar tiene aquí un valor simbólico: Jonás quiere huir hasta el otro extremo del mundo, haciendo así exactamente lo contrario de lo que debe hacer un profeta. "Jope" era el puerto del Mediterráneo más cercano a Jerusalén. Ver nota Sal_48:8 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.