Joel  1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 Palabra que el Señor dirigió a Joel, hijo de Fatuel.
  • 2 Oídlo, jefes; escuchad, campesinos: ¿Ha sucedido algo semejante en vuestros días o en los días de vuestros padres?
  • 3 Contádselo a vuestros hijos, vuestros hijos a los suyos, y ellos a la siguiente generación.
  • 4 Lo que dejó el saltamontes lo comió la langosta, lo que dejó la langosta lo comió el cigarrón, lo que dejó el cigarrón lo comió el langostón.
  • 5 Despertad, borrachos, y llorad; gemid, bebedores, que os quitan el licor de la boca;
  • 6 porque un pueblo invade mi país, apretado, incontable: tiene dientes de león y quijadas de leona;
  • 7 convierte mi viñedo en desolación, reduce las higueras a astillas; pela, descorteza, hasta que blanquean las ramas.
  • 8 Suspira como joven vestida de sayal por el marido de su juventud;
  • 9 en el templo del Señor cesaron ofrenda y libación, hacen duelo los sacerdotes que sirven al Señor.
  • 10 Asolado el suelo, hace duelo la tierra: el grano está perdido, el vino seco, el aceite rancio;
  • 11 están defraudados los labradores, se quejan los viñadores por el trigo y la cebada, pues no hay cosecha en los campos.
  • 12 La viña está seca, la higuera marchita, el granado, la palmera y el manzano; los árboles silvestres están secos, y hasta el gozo de los hombres se ha secado.
  • 13 Vestid de luto, sacerdotes; gemid, ministros del altar; venid a dormir en esteras, ministros de mi Dios, porque faltan ofrenda y libación en el templo de vuestro Dios
  • 14 Proclamad un ayuno, convocad la asamblea, reunid a los jefes y a todos los campesinos en el templo del Señor, vuestro Dios, y clamad al Señor:
  • 15 ¡Ay, qué día!, porque está cerca el día del Señor, llegará como azote del Todopoderoso.
  • 16 ¿No estáis viendo cómo falta en el templo de nuestro Dios la comida y la fiesta y la alegría?
  • 17 Se han secado las semillas bajo los terrones, los silos están desolados, los graneros vacíos, porque la cosecha se ha perdido.
  • 18 ¡Cómo muge el ganado, está inquieta la vacada, porque no quedan pastos, y las ovejas lo pagan!
  • 19 A ti, Señor, te invoco, que el fuego se ha cebado en los prados de la estepa, la canícula abrasa los árboles silvestres.
  • 20 Hasta las bestias agrestes rugen a ti, porque están secas las cañadas y el fuego se ceba en los prados de la estepa.


3.
Ver Sal_44:2 ; Sal_78:3-6 .

4. No está del todo claro el significado exacto de los términos empleados para describir la terrible plaga. Podría tratarse de cuatro variedades de langostas, o bien de cuatro etapas de su evolución biológica o de cuatro especies diversas de insectos.

7. La "viña" y la "higuera" se mencionan frecuentemente en la Biblia como símbolos de paz y de prosperidad ( 1Re_5:5 ; 2Re_18:31 ; Miq_4:4 ; Zac_3:10 ). Su total devastación evoca la magnitud de la catástrofe .

9. Tanto los dos holocaustos cotidianos ( Exo_29:38-42 ; Num_28:3-8 ), como los establecidos para las diversas fiestas (Núm. 29) y los ofrecidos voluntariamente ( Num_15:3-11 ), debían ir acompañados de una "ofrenda" de harina y de una "libación" de aceite y vino. La pérdida total de las cosechas ha interrumpido el funcionamiento normal del culto divino, cosa que sucedía únicamente en los momentos de grave calamidad ( Dan_8:11 ; Dan_11:31 ; Dan_12:11 ; 1Ma_1:44-45 ).

12. Una sequía de intensidad inusitada agrava los estragos provocados por la langosta. Ambas calamidades, frecuentes en Palestina, se producían muchas veces simultáneamente. Ver 1Re_8:35-37 ; 2Cr_6:26-28 ; Amo_4:7-9 .

14. Ver 2. 15.

15. Ver Isa_13:6 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.