Proverbios 1 (PER)

Salir Inicio
en:
  • 1 Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel,
  • 2 para adquirir sensatez y educación, para entender máximas inteligentes,
  • 3 para obtener una educación acertada: justicia, derecho y rectitud;
  • 4 para enseñar sagacidad al incauto, saber y reflexión al muchacho
  • 5 lo escucha el sensato y aumenta el saber, el inteligente adquiere destreza ;
  • 6 para entender proverbios y refranes, máximas y enigmas.
  • 7 Respetar al Señor es el principio del saber; los necios desprecian la sensatez y la educación.
  • 8 Hijo mío, escucha los avisos de tu padre, no rechaces las instrucciones de tu madre,
  • 9 pues serán hermosa diadema en tu cabeza y collar en tu garganta.
  • 10 Hijo mío, si intentan engañarte los pervertidos, no accedas.
  • 11 Si te dicen: Vente con nosotros a poner insidias mortales y acechar al inocente sin motivo;
  • 12 nos lo tragaremos vivo, como el Abismo; enterito, como a los que bajan a la fosa;
  • 13 obtendremos magníficas riquezas y llenaremos nuestra casa de botín;
  • 14 comparte tu suerte con nosotros, tendremos una bolsa común.
  • 15 Hijo mío, no los acompañes en su camino; retrae los pasos de su senda,
  • 16 porque sus pies corren a la maldad y se apresuran a derramar sangre.
  • 17 Que en vano se tiende una red a la vista de seres que vuelan.
  • 18 Sus insidias serán mortales para ellos, acechan contra sí mismos.
  • 19 Tal es la suerte de la codicia desmedida, que quita la vida a su dueño.
  • 20 La sensatez pregona por las calles, en las plazas levanta la voz;
  • 21 grita en lo más ruidoso de la ciudad, y en las plazas públicas pregona:
  • 22 ¿Hasta cuándo, inexpertos, amaréis la inexperiencia, y vosotros, insolentes, os empeñaréis en la insolencia, y vosotros, necios, odiaréis el saber?
  • 23 Volveos a escuchar mi represión, y os abriré el corazón comunicándoos mis palabras.
  • 24 Os llamé y rehusasteis; extendí la mano, y no hicisteis caso;
  • 25 rechazasteis mis consejos, no aceptasteis mi represión;
  • 26 pues yo me reiré de vuestra desgracia, me burlaré cuando os alcance el terror.
  • 27 Cuando os alcance como tormenta el terror, cuando os llegue como huracán la desgracia, cuando os alcance la angustia y la aflicción,
  • 28 entonces llamarán, y no los escucharé; me buscarán, y no me encontrarán.
  • 29 Porque aborrecieron el saber y no escogieron el respeto del Señor;
  • 30 no aceptaron mis consejos, despreciaron mis reprensiones;
  • 31 comerán el fruto de su conducta, y se saciarán de sus planes.
  • 32 La rebeldía da muerte a los irreflexivos, la despreocupación acaba con los imprudentes;
  • 33 pero el que me obedece vivirá tranquilo, seguro y sin temer mal alguno.


4.
Los "incautos" son los simples, sobre todo los jóvenes, que por su falta de experiencia y de madurez moral están más expuestos a las influencias perniciosas. A ellos se dirigen principalmente las advertencias de los sabios.

8. Ver 6. 20.

16. Ver Rom_3:15 .

Comentario

© Julio Fernández

Las traducciones tienen derechos de autor.
No se pueden reproducir totalmente.