Escena del video “La niña bien”. 

Hace unos días circuló de manera viral por redes sociales el video “La niña bien” en la que una chica llamada Almudena Ortiz Monasterio, danza sensualmente y canta dentro de una iglesia, invitando a votar “por ya sabes quién”. El video muestra a un sacerdote (actor) y varios monaguillos que danzan con ella al ritmo de reguetón. Hay un momento en que se da la sagrada Comunión a la chica y ella la rechaza. Sin duda, el video es una blasfemia que mezcla el baile, la música y la sensualidad con lo más sagrado de la Iglesia católica, que son los sacramentos. ¿Fueron el PRI y el PAN que quisieron escandalizar a los católicos para no votar por Morena? No lo sabemos. ¿Fue Morena quien lo produjo y lo lanzó a las redes sociales para atraerse el voto de los estudiantes de clase media y alta? Tampoco lo sabremos. Quien lo haya hecho, no cabe duda, es una mente depravada que aprovecha las turbulentas aguas de la política mexicana para conseguir oscuros intereses y, al mismo tiempo, ofender a los católicos.

Lo que sí es un motivo de escándalo es que un sacerdote como el padre Alejandro Solalinde, haya publicado en su cuenta de Twitter lo siguiente: “Genial, Almudena Ortiz Monasterio, el Jesús oficial y los fariseos de hoy están escandalizados! Pero el Jesús real está muerto de risa! Y siguiendo el ritmo de jóvenes valientes y creativas como tú. Con jóvenes y mujeres como tú, si cambiamos México!” El mensaje del padre confunde a muchos católicos; es un desprecio a la piedad y los sacramentos, y una afirmación de que el verdadero cristianismo está en el activismo político y social, lejos de la hipocresía de los templos. Un ministro de culto que aplaude la blasfemia quizá necesite recuperar el sentido de lo sagrado, el respeto a los obispos y a sus hermanos sacerdotes, la devoción, la vida interior, el celo por la casa de Dios y la alegría de ser dispensador de los tesoros de la gracia divina. Oremos por él.

Ver en el Blog del Padre Hayen