Se trata de dos espectáculos circenses diversos. No nos confundamos. El ‘Circo de los horrores’ es un circo español que vino de gira a México hace unas semanas. Era un espectáculo descaradamente satanista. En el escenario aparecían elementos abiertamente satánicos como la estrella de cinco puntas y el macho cabrío que representa al demonio Baphomet. Era un ritual satánico que involucraba a los espectadores haciéndolos parte de una ceremonia negra. El ‘Circo de los horrores’ era, más que un show circense, una invocación abierta al demonio involucrando al público. Motivos sobraban para poner en alerta a las comunidades católicas y persuadirlas para no asistir. Afortunadamente ese circo regresó a España, después de que grupos religiosos y sacerdotes le hicieron una guerra de mala propaganda, sobre todo en Monterrey, donde nunca se presentó.

El ‘Circo de las pesadillas es diferente’. Aparecen payasos y personajes de las películas de terror que conocemos, pero dista mucho de ser un ritual satanista. No deja de ser un espectáculo donde hay elementos de susto y miedo, y los padres de familia deberán ser prudentes al autorizar o no que sus hijos menores vayan a verlo. Personalmente estaré bajo la carpa el viernes para poder ofrecer una opinión más detallada y que sirva para orientar a nuestras comunidades. No me parece sensata la actitud de algunos grupos evangélicos y católicos que, sin conocer de qué se trata, están luchando por boicotear el ‘Circo de las pesadillas’. Creo que muchos de ellos lo están confundiendo con el satanista ‘Circo de los horrores’. 

Ver en el Blog del Padre Hayen