Pregunta: Buen día padre, la etimología de la palabra Lucifer da como resultado ” portador de la luz”, Lux ferre. ¿Por qué se le da una connotación de “enemigo de Dios”, si la luz no puede venir de otro lugar que del Inefable?

Padre Hayen: efectivamente, la luz no puede venir sino sólo de Dios. Dice san Pablo a Timoteo: “El único que posee la inmortalidad y habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni puede ver. ¡A él sea el honor y el poder para siempre!” (1Tim 6,16). La fe católica nos enseña que Dios quiso compartir la luz de su divinidad con sus criaturas. La compartió primero, a los ángeles, revistiéndolos de excelsas perfecciones y majestuosa belleza. Los Santos Padres de la Iglesia enseñan que el más bello de los ángeles era Luzbel o Lucifer, pero quiso ser igual a Dios y por su soberbia libremente se rebeló contra el Altísimo.

¿Cómo entender tanta oposición a Dios en seres de tanta luz? ¿Cuál es su motivo de radical oposición y odio hasta llegar a la locura? Los teólogos no dudan en hablar de ceguera producida por la sobrevaluación de su ser, elevada hasta el punto de ocultar la supremacía de Dios. Todo esto se expresa en las palabras “No te serviré” que manifestan el rechazo de tomar parte en la edificación del reino de Dios. Satanás quiere su propio reino. No el reino de Dios. Se levanta como primer adversario del Creador, antagonista de la sabiduría divina. De la rebeldión y del pecado de Satanás y del hombre, afirmamos y concluimos que la soberbia es causa de ruina (Tb 4,13).

Fue san Jerónimo -gran estudioso de la Biblia- quien dio el nombre de Lucifer al ángel caído. Hay versiones de la Biblia que derivan el hombre hebreo ‘helel’ del verbo ‘yalal’ que significa ‘lamento’. Y se llama así a Lucifer como el que lamenta la pérdida de su gloria brillante como la estrella de la mañana. En la tradición cristiana ha prevalecido este significado de Lucifer, el cual no es el nombre propio del diablo, sino una palabra para señalar su estado de caída.

(Las confesiones con absolución se dan en las parroquias; aquí sólo consejos o dudas y sin revelar nombres. Puedes escribir, de manera breve, en un mensaje privado a mi cuenta de Facebook o en Twitter: @padrehayen)

Ver en el Blog del Padre Hayen