Pudor y buen vestir

Entró aquella mujer a la iglesia durante la celebración de una boda. Portaba una minifalda de piel negra, bien ajustada a las piernas. Llevaba blusa blanca con un escote descomunal y llamaba la atención el ruido de sus tacones de agujas altísimas. ¿Qué quería aquella...