Dios, por encima del mundo

El hombre está hecho para la alabanza, y si no conoce al verdadero Dios, buscará algo grande para darle su corazón. Los dos mayores dioses falsos a los que el hombre da su corazón, sudor y lágrimas son la naturaleza y la política. El hombre fácilmente se hace esclavo del sexo, la muerte, el poder o el Estado totalitario. La Revelación de Dios al pueblo de Israel trajo la verdadera religión para los pueblos de la tierra. Con el judaísmo los hombres dejaron de adorar al poder y a la madre naturaleza, para profundizar su religiosidad en el Dios vivo y verdadero. Dios se reveló como Aquel que está por encima del mundo natural y de los poderes políticos. Esta revelación fue fundamental para el desarrollo de la civilización cristiana.

Dios, por encima del mundo

El hombre está hecho para la alabanza, y si no conoce al verdadero Dios, buscará algo grande para darle su corazón. Los dos mayores dioses falsos a los que el hombre da su corazón, sudor y lágrimas son la naturaleza y la política. El hombre fácilmente se hace esclavo del sexo, la muerte, el poder o el Estado totalitario. La Revelación de Dios al pueblo de Israel trajo la verdadera religión para los pueblos de la tierra. Con el judaísmo los hombres dejaron de adorar al poder y a la madre naturaleza, para profundizar su religiosidad en el Dios vivo y verdadero. Dios se reveló como Aquel que está por encima del mundo natural y de los poderes políticos. Esta revelación fue fundamental para el desarrollo de la civilización cristiana.

Israel cambió al mundo

El papel más importante en el desarrollo de la civilización occidental lo tuvo el pueblo de Israel. Es cierto que los judíos no inventaron la democracia. No fueron grandes pintores ni escultores. Habían sido pastores y ganaderos, y no estaban muy familiarizados con el comercio y el mar. Pero su aportación para la construcción de nuestra cultura fue fundamental. El mundo los recordará siempre por haber traído la revelación del único, el santo, el que todo ama, el Dios todopoderoso. La Revelación de Dios, a través del pueblo hebreo, ha sido la idea más importante en la historia de la humanidad.

Israel cambió al mundo

El papel más importante en el desarrollo de la civilización occidental lo tuvo el pueblo de Israel. Es cierto que los judíos no inventaron la democracia. No fueron grandes pintores ni escultores. Habían sido pastores y ganaderos, y no estaban muy familiarizados con el comercio y el mar. Pero su aportación para la construcción de nuestra cultura fue fundamental. El mundo los recordará siempre por haber traído la revelación del único, el santo, el que todo ama, el Dios todopoderoso. La Revelación de Dios, a través del pueblo hebreo, ha sido la idea más importante en la historia de la humanidad.